Una señora de 99 años, Lillian Weber, cose un vestido diario para niños necesitados.