KATIUSKAS, LAS BOTAS DE LLUVIA